El perfeccionismo es diferente del Trastorno Obsesivo Compulsivo

Artículo revisado por el Comité de MundoPsicologos

El TOC comienza en la adolescencia ó juventud. Los síntomas se manifiestan de manera gradual y varían su gravedad durante toda la vida. Por lo general empeoran con el estrés.

19 mar 2018 · Lectura: min.
Por lo general las obsesiones tratan sobre el miedo a la contaminación y a la suciedad, necesidad de una orden simétrico en los objetos personales, pensamientos agresivos sobre la posibilidad de lastimarse.

El trastorno obsesivo compulsivo (TOC) se hace presente y obstaculiza la cotidianidad de quienes lo padecen generando mucha angustia. Se trata de un patrón de pensamientos y obsesiones ó miedos irracionales que generan compulsiones ó comportamientos repetitivos en algunas personas.

El TOC genera un círculo vicioso, un comportamiento ritual. Quien intenta ignorar estas obsesiones lo que hace en realidad es aumentar la angustia y la ansiedad. Lo que le sucede a quien sufre TOC es que los actos compulsivos son necesarios para aliviar el estrés que sienten.

Entonces vuelven una y otra vez a esos actos obsesivos y compulsivos.

El TOC se enfoca en determinados temas, como puede ser el miedo a contaminarse con gérmenes. Entonces la persona intenta reparar su miedo lavándose las manos compulsivamente hasta el extremo del dolor físico.

¿Cuáles son las causas del TOC?

No se conoce en rigor la causa del trastorno obsesivo compulsivo. Entre las principales teorías, están la Biología que sugiere que puede ser resultado de cambios en la química natural del cuerpo o las funciones cerebrales. La Genética, que sugiere que podría tener un componente genético, aunque no ha identificado genes específicos. Y el Entorno, que establece que algunos factores del entorno, como las infecciones, pueden desencadenarlo.

Hay factores que aumentan el riesgo de desarrollar TOC, como los antecedentes familiares, acontecimientos traumáticos ó estresantes de la vida. Y otros trastornos de salud mental, como la ansiedad, la depresión, el abuso de sustancias ó los trastornos de tic.

¿Cómo saber si padecés TOC?

Los síntomas son las ya citadas obsesiones y compulsiones, juntas. Aunque también es posible tener síntomas de una ú otra. No es dificil darte cuenta porque la diferencia entre una práctica razonable y una obsesión, es que ésta última te consume demasiado tiempo como para interferir en tu rutina diaria y en tus actividades sociales y laborales.

tocc.jpg

¿Cuáles son los síntomas de la obsesión?

Las obsesiones del TOC son pensamientos invasivos que provocan angustia ó ansiedad. Impulsos e imágenes repetidos, persistentes e indeseados. Se pueden intentar ignorar; pero ellas invaden a la persona cuando ésta busca hacer ó pensar en otra cosa.

Por lo general las obsesiones tratan sobre una variedad de temas:

  • Miedo a la contaminación y a la suciedad
  • Necesidad de una orden simétrico en los objetos personales
  • Pensamientos agresivos sobre la posibilidad de lastimarse ó lastimar a terceros
  • Pensamientos indeseados ó agresivos; ó de culpa en el caso de personas que practican una religión (TOC religioso)

Los síntomas de la obsesión pueden ser:

  • Temor a contaminarse por tocar objetos que tocaron otros
  • Dudas sobre si se puso llave a la puerta o si se apagó la estufa
  • Estrés intenso cuando los objetos no están ordenados u orientados de una determinada manera
  • Imágenes indeseadas e incómodas en las que te lastimás o que lastimás a otros
  • Pensamientos sobre gritar obscenidades o actuar de manera inadecuada, que te incomodan
  • Evasión de situaciones que pueden desencadenar obsesiones, como dar la mano
  • Angustia acera de imágenes sexuales desagradables que se repiten en la mente

¿Cuáles son los síntomas de la compulsión?

Se trata de comportamientos repetitivos que la persona siente obligación de cumplir. Estos comportamientos persiguen la prevención ó la reducción de la ansiedad relacionada con las obsesiones. Intentan evitar que suceda algo malo. Es posible crear reglas o rituales que ayuden a controlar la ansiedad cuando invaden los pensamientos obsesivos. Generalmente las compulsiones son desmesuradas en relación a la solución real del problema.

Las compulsiones también se enfocan en determinados temas:

  • Lavado y limpieza
  • Verificación
  • Recuento
  • Orden
  • Rutinas estrictas
  • Exigencia de garantías

Los síntomas de la compulsión pueden ser:

  • Lavarse las manos hasta que la piel quede en carne viva
  • Verificar varias veces que las puertas estén con llave
  • Verificar varias veces que la estufa está apagada
  • Contar siguiendo determinados patrones
  • Repetir en voz baja una plegaria, una palabra o una frase
  • Ordenar objetos de manera que queden orientados hacia el mismo lado

obsesivo-1.jpg

¿Es un trastorno grave el TOC?

Aparece en la adolescencia ó en la juventud. Los síntomas se manifiestan gradualmente y varían su gravedad durante toda la vida. Por lo general empeoran con la sensación de estrés. Se lo considera un trastorno crónico, es decir de larga duración y progresión lenta. Puede presentar síntomas leves a moderados, ó puede ser tan grave y prolongado que incapacita a la persona que lo padece.

¿Qué hacer? Es posible curar el TOC?

El TOC es tratable en terapia. Sin embargo hay que tener en cuenta antes de realizar una consulta, que existe una gran diferencia entre ser perfeccionista, rígido, ordenado ó pragmático; y tener TOC. Los pensamientos que genera el TOC no son solamente preocupaciones excesivas sobre problemas de la vida cotidiana.

Cuando las obsesiones y compulsiones afectan la calidad de vida, es momento de consultar un médico ó profesional de la salud mental.

Es importante tratarlo, porque pueden desencadenar además, ciertas complicaciones vitales y problemas de salud como dermatitis de contacto por lavado frecuente de las manos, incapacidad para asistir al trabajo, a la escuela ó actividades sociales, relaciones conflictivas con el entorno afectivo, mala calidad de vida é incluso en situaciones graves pensamientos y comportamientos suicidas.

Psicólogos
Escrito por

Mundopsicologos.com.ar

Dejá tu comentario