¿No podés desplazarte a ningún centro?
Encontrá un psicólogo online

¿Cómo sé si mi ego me domina?

<strong>Artículo revisado</strong> por el

Artículo revisado por el Comité de MundoPsicologos

¿Crees que tu ego te domina?, ¿cómo puedes detectarlo?, ¿Qué puede pasar si te dejas llevar por él?, ¿qué puedes hacer al respecto? Las respuestas a todas las preguntas a continuación.

26 JUL 2019 · Lectura: min.
¿Cómo sé si mi ego me domina?

Hablamos del "ego" comúnmente como la valoración excesiva de uno mismo, es decir, la opinión que se tiene sobre la propia persona está distorsionada y tiende a engrandecerse a uno mismo siendo poco objetivo o fiel a la realidad. Las personas que se dejan llevar por su ego tienden a sentirse superiores a los demás y su discurso es pedante e incluso humillante hacia los demás. "Yo soy, yo he hecho, yo he conseguido, gracias a mí...". Incluso cuando el logro de algo es gracias a otra persona, quien se deja llevar por el ego se siente responsable y merecedor del halago.

Pero en realidad ese ego es una máscara de cara a la galería. La mayoría de personas que se dejan llevar por su ego necesitan la aprobación de los demás y el reconocimiento social. ¿Por qué? En el fondo hay inseguridad y temor al rechazo. Es como el Spiderman negro: en su día a día Peter Parker es un chico inseguro y dubitativo, pero cuando se pone el traje negro de Spiderman se vuelve arrogante y egocéntrico. Pues esto es lo que les sucede a estas personas. El problema es que muchas veces no son capaces de reconocer que se han puesto el traje negro, lo llevan como una segunda piel y piensan que realmente son así.

Hacé el test y descubrí si tu ego te domina:

 

¿Cómo puedo saber si el ego domina mis actos?

Para saber si estás siendo dominado, es importante hacer autoanálisis:

  • Arriesgas poco y estás en tu zona de confort: Te ves a ti mismo con mil excusas para no cambiar algo de tu vida por miedo al fracaso. Intentas dominar tu territorio y sentirte como pez en el agua porque en realidad te da miedo lo desconocido.
  • Falsa buena autoestima: Te puedes ver a ti mismo/a diciendo cosas positivas sobre ti que no te crees realmente. Simplemente decirlo en voz alta hace que parezca real. Necesitas convencer a los demás de tus habilidades, recursos y logros y pides a los demás que te verbalicen esas mismas cosas para rellenar esa autoestima que se desinfla enseguida.
  • Te sientes mal cuando no te refuerzan ni reconocen: Esa necesidad de reconocimiento constante es tu energía, lo que dicen los demás te da identidad. Si no la recibes te sientes mal, enfadado/a, triste, indignado/a y siempre estás haciendo preguntas a los demás que persiguen esa aprobación: "¿qué te parece esto que he hecho?", "¿A que me ha quedado bien?". Normalmente estas preguntas tienen la respuesta obligada ya que la gente ante la pregunta de "¿a que me ha quedado bien?" no suele oponerse y decir que te ha quedado mal.
  • Intentas atraer la atención del resto: Magnificas o teatralizas tus explicaciones para llamar la atención de los demás. Además, puedes fardar de posesiones, conocimientos, aspecto físico... y dar tu opinión cuando nadie te la ha pedido o cuando no tiene sentido que lo hagas porque no se está hablando sobre eso en la situación.
  • Evalúas constantemente a la gente: Estás siempre pendiente de la impresión que vas a causar a los demás y estás más atento a eso que a la situación en sí.
  • Reacciones de ira o rabia: Cuando no se te lleva la razón o intentan dominar la situación otras personas te sientes amenazado/a y reaccionas de forma agresiva o tajante. Todas las críticas te las tomas como algo personal y te ofendes enormemente.

¿Qué peligros corres si te dejas llevar por el ego?

Después de todo lo comentado es evidente que la respuesta más habitual cuando alguien se deja llevar por el ego es el rechazo social, que es precisamente lo que no quieres. Es bastante probable que la gente de tu entorno se vaya distanciando progresivamente y tengas relaciones de amistad poco duraderas o incluso te sientas aislado/a socialmente. Eso te puede llevar a un aumento de tus síntomas en un intento de no hundirte o bien, te puede llevar a una alteración significativa de tu autoestima y la reducción del estado de ánimo y la aparición de la apatía, sentimiento de culpa y frustración.

¿Cómo puedes manejar esa dualidad y no dejarte llevar por el ego?

  • Cuestiónate si necesitas la aceptación exterior para ser feliz. Evidentemente a todos nos gusta que nos valoren y refuercen positivamente, pero realmente es mucho mejor ser capaz de hacer un buen autoanálisis que necesitar de los demás, ya que muchas veces el entorno no nos refuerza cada vez que hacemos algo bien.
  • Aprende a ser humilde y objetivo/a: No es bueno ni creerse de más ni ponerse a la altura del betún. Intenta valorar tus esfuerzos y tus logros así como tus errores. Haz autocrítica cuando sea necesario y felicítate a ti mismo/a cuando hayas logrado o te hayas esforzado en algo.
  • Deja a un lado la autoexigencia: El perfeccionismo nos ayuda a crecer, pero también nos puede perjudicar mucho. Intenta proponerte metas, pero intenta que éstas sean realistas y te den margen de maniobra. La perfección no existe, así que deja de buscarla.
  • Acepta tus limitaciones: En lugar de negártelas, acéptalas, están ahí porque todo el mundo tiene, tú no eres menos. Una vez aceptados tus límites puedes intentar mejorar, si es posible, algunos aspectos de ti, pero otros simplemente tendrás que aprender a vivir con ellos.
  • ¿Sientes que siempre tienes la razón o quieres ganar en todo? La vida no es una competición constante. A veces hay que ir de la mano y hacer piña con los demás. Aprende a ser equipo y trabajar en equipo con la gente. No tienes que ser el/la mejor en todo ni ser quien tiene más cosas, no es necesario, no tienes que demostrar nada.
  • Disfruta de las pequeñas cosas y valora todo lo que tienes a tu alrededor: Busca el lado positivo de las cosas, valora las cualidades de la gente de tu entorno, acepta los aspectos en los que los demás son mejor que tú, disfruta de las aficiones y el tiempo libre sin competir y ponte en el lugar de los demás.

En resumen, se podría decir que trates de ser la mejor versión de ti mismo/a, pero no la mejor versión aislada de los demás, sino la versión más humana que tienes de tu persona.

Psicólogos
Linkedin
Escrito por

Encarni Muñoz Silva

Dejá tu comentario
4 Comentarios
  • Gabriela

    Muy exacto, muchas veces me olvido de mí, por ayudar a otros y lamentablemente muy poca gente lo nota, muchas gracias!!!!!

  • Verónica nuñez

    Hola buenas tardes...¿A dónde está el resultado de mi test?

  • Laura Pizarro

    ¡¡¡Me dio un hachazo al orgullo!!! Pero honestamente el estudio me describió de una manera tan certera como si me conocieran de toda la vida. ¡A aceptar se ha dicho!

  • emi vera

    ¿Y el resultado del test?