Diferencias entre depresión y tristeza

A menudo se las confunde, pero tristeza y depresión no significan lo mismo. Aunque comparten múltiples características. Es necesario establecer las diferencias entre ambas.

22 mar 2018 en Motivación personal - Lectura: min.

Psicólogos
La depresión no es para nada útil ni nos sirve para superar malos recuerdos ó repensar decisiones a futuro. Es una alteración en el buen funcionamiento de nuestro cerebro, y por tanto una barrera que obstruye la vida cotidiana.

Las diferencias no sólo abarcan la expresión emocional de ambas sensaciones, también se refieren a las causas psicológicas y psicofisiológicas que generan a cada una por separado.

¿Por qué es imprescindible diferenciarlas?

Para el común de los mortales, los síntomas que producen la depresión y la tristeza pueden confundirse a simple vista. Pero los profesionales de la salud mental pueden determinar con exactitud las señales de una y otra.

Es imprescindible poder diferenciarlas, porque la depresión -a diferencia de la tristeza que la mayoría de las personas sentimos en diferentes momentos de la vida- es un trastorno psicológico que debe tratarse profesionalmente.

Hay 6 puntos básicos que las diferencian:

1. La depresión es un trastorno psicológico

Mientras que la tristeza es un estado mental pasajero, quienes padecen trastorno depresivo permanecen durante meses en una situación de malestar y angustia que se vuelve crónica. El Psicólogo ó Psiquiatra suele diagnosticar la depresión luego de evaluar durante por lo menos seis meses a un paciente que presenta de manera repetitiva este cuadro sintomatológico.

La depresión es una psicopatología donde la persona afectada manifiesta ciertos síntomas como tristeza, apatía, angustia, sentimientos de desesperanza. Es decir, que la tristeza es sólo una de las facetas de la depresión.

2. La tristeza es un estado mental pasajero

La tristeza es un sentimiento muy común en nuestra sociedad. Tiene que ver con un estado psicológico generalmente pasajero, razón por cual no se convierte ni indica un trastorno mental.Es una reacción psicológica frente a una situación difícil ó traumática que nos lastima.

La tristeza es una de tantas emociones humanas. No es dañina ni debe alertarnos sobre la necesidad de tratarla. A menos que este estado se prolongue por un tiempo. La diferencia entre la tristeza y la depresión es que la primera es esperable frente a ciertas situaciones de la vida, mientras la segunda no es habitual en la mayoría de las personas.

trsite.jpg

3. Pruebas de neuroimagen

Las personas depresivas tienen un nivel de activación en varias zonas del cerebro claramente inferior a las personas sanas. A través de técnicas de neuroimagen el profesional de la salud puede diferenciar un cerebro cerebro depresivo de un cerebro sano.

Incluso los niveles de serotonina son notablemente más bajos en las personas depresivas, cosa que influye en ciertos procesos mentales. Una persona triste, por su parte, no experimenta cambios duraderos en sus dinámicas de activación cerebral.

4. La abulia

La abulia afecta a quienes padecen trastorno depresivo, dejando a la persona en absoluta ó relativa incapacidad para vivir y llevar una rutina normal. No pueden trabajar, comprar, hacer trámites, ó cualquier otra actividad cotidiana.

La sensación de las personas abúlicas y depresivas es que nada es tan importante como para merecer la pena. No hacen nada, no intentan moverse porque no vale el esfuerzo. Carecen de iniciativa para las actividades más comunes y triviales, desde arreglarse el pelo hasta atravesar la puerta de calle.

La abulia no se elige. La causa de la misma se relaciona con el deterioro del sistema nervioso e inmunológico. La abulia es una característica que comparten las personas con tristeza y aquellas con depresión. La diferencia es el tiempo en el que se prolonga en cada una.

5. Cuando la tristeza se prolonga demasiado

Si el sentimiento de tristeza permanece por largo tiempo, como ser meses; puede llevar a un trastorno de depresión. El deterioro de la calidad de vida de estas personas se percibe progresivamente, y llega a incapacitarlas para tareas cotidianas. Suelen aislarse y llorar permanentemente.

De alguna manera la principal diferencia entre tristeza y depresión es una cuestión de tiempo y cantidad. Sin embargo hay también una diferencia cualitativa: en la depresión suele no identificarse un hecho específico ó recuerdo que genera malestar. Cuando estamos tristes esto es bien distinto: sabemos exactamente por qué nos sentimos así y la causa es relativamente actual ó cercana.

depre.jpg

6. La tristeza no requiere de terapia; la depresión, sí

La tristeza es en cierta forma una emoción útil. Le suma un tono emocional a algunos recuerdos que a su vez nos sirven para tomar decisiones acertadas en el futuro, aprendiendo de los errores.

Pero la tristeza pasa y se cura con el tiempo. Con el regreso a las actividades cotidianas como el trabajo, los amigos, la vida diaria. El apoyo emocional de las personas allegadas suele ser suficiente para salir de un estado de tristeza.

Con la depresión no ocurre lo mismo. Es un trastorno serio que debe ser tratado con un profesional de la salud mental. La depresión afecta notablemente la calidad de vida de quien la padece.

Son necesarios un diagnóstico acertado y una psicoterapia que se centre en la reestructuración cognitiva. Con frecuencia se recetan psicofármacos, para recuperar el bienestar psicológico y mantenerlo en el tiempo, sin riesgo de recaídas.

La depresión no es para nada útil ni nos sirve para superar malos recuerdos ó repensar decisiones a futuro. Es una alteración en el buen funcionamiento de nuestro cerebro, y por tanto una barrera que obstruye la vida cotidiana. Los trastornos depresivos deben ser mitigados. Actualmente se busca llegar al fondo del problema para eliminarlos de raíz. Es todavía un territorio a explorar, años de investigaciones quedan por delante para atacar los trastornos de depresión y curar a quienes los padecen.

2 Me gusta

Dejá tu comentario

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS
Responsable: Verticales Intercom, S.L.
Finalidades:
a) Envío de la solicitud al cliente anunciante.
b) Actividades de publicidad y prospección comercial por distintos medios y canales de comunicación de productos y servicios propios.
c) Actividades de publicidad y prospección comercial por distintos medios y canales de comunicación de productos y servicios de terceros de distintos sectores de actividad, pudiendo implicar la cesión de los datos personales a dichos terceros.
d) Segmentación y elaboración de perfiles para finalidades de publicidad y prospección comercial.
e) Gestión de los servicios y aplicaciones que proporciona el Portal para el Usuario.
Legitimación: Consentimiento del interesado.
Destinatarios: Se prevé la cesión de los datos a los clientes anunciantes para llevar a cabo su solicitud de información sobre los servicios anunciados.
Derechos: Tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos u oponerse al tratamiento de los mismos o a alguna de las finalidades, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mundopsicologos.com.ar/proteccion_datos

Si te interesó, acá tenés más