Mindfulness y Psicología

Se ha empezado a comprender desde la Psicología que los cambios no son alcanzables solamente por acción sino también por aceptación, como otra vía posible.

8 MAY 2021 · Lectura: min.

PUBLICIDAD

Mindfulness y Psicología

Existe un tipo de terapia denominada Psicología Cognitiva, que ha logrado reconocimiento por varios aspectos que la caracterizan. Uno de ellos es que se enfoca más que nada en el presente.

En sus últimas reformas, la terapia Cognitiva ha incluido conocimientos relacionados con Mindfulness o "Atención plena", una práctica que favorece a la conexión mente-cuerpo y también ayuda a poder estar concentrados en el presente el mayor tiempo posible.

Cuando indagamos sobre Mindfulness seguramente nos encontremos con una gran variedad de ejercicios de meditación, pero consiste en mucho más que eso.

Mindfulness, su base filosófica es amplísima, algunos de las palabras clave que ayudan a comprender ésta práctica son: paciencia, aceptación, compasión, entre otras.

Se ha empezado a comprender desde la Psicología que los cambios no son alcanzables solamente por ACCIÓN sino también por ACEPTACIÓN, como otra vía posible. Donde Aceptación es comprendida como algo distinto a la resignación, ya que en el proceso de aceptar nos involucramos desde un lugar que no es pasivo, es activo: requiere de todo un ejercicio mental y práctica.

El hecho de poder aceptar las cosas que no podemos cambiar y tomar una actitud más tolerante nos servirá entonces para valorar las cosas desde una perspectiva diferente, dejando de lado la queja y ubicándonos en un lugar de mayor conciencia.

Una de las ideas es poder transitar lo que nos ocurre sin alterarnos en el proceso, esto se hace indispensable en el manejo de las emociones. Los ejercicios de Mindfulness aquí tendrán mucho lugar, ya que nos permitirán aprender con pequeñas actividades a ir transitando la incomodidad. La constancia hará que nos perfeccionemos en la técnica: será lo mismo que si queremos fortalecer nuestro cuerpo haciendo ejercicio físico, necesitaremos de disciplina (practicar un poco cada día).

Realicemos un pequeño ejercicio ahora mismo para entender más de qué se trata la parte práctica

  • Adquirí una postura de dignidad, firme en tu asiento, con la espalda lo más derecha posible.
  • Intentá llevar tu total atención a tu respiración (que está en el presente y es automática), no intentes controlarla, sólo observá y sentí cómo el aire entra y sale de tu cuerpo.
  • Date cuenta cómo tu mente se perturba, se distrae mientras intentas lograrlo y aparecerán muchos pensamientos.

El objetivo del ejercicio no será evitar tener pensamientossino darte cuenta de la función que tiene la mente: generar pensamientos (esto es inevitable). Lo que sí resultará importante es no pelearte con la mente ni sus pensamientos, sino ser un observador, mantenerte en paz y poder transitar la incomodidad como mencionamos antes. Cuando te distraigas, no te alteres, solamente concentrate en volver a lo que estabas haciendo (prestarle atención a la respiración en este caso).

No está el acento puesto en irte sino en volver. No está el acento puesto en tus equivocaciones, sino en recuperarte.

Siempre volver: traete de nuevo a lo que estés intentando hacer las veces que haga falta, con respeto, con amor y con paciencia.

Cada vez que estés volviendo, trayéndote de vuelta al presente, será como hacer flexiones de brazos; pero para tu mente.

Un buen primer paso es aplicar las palabras de paciencia y aceptación con nosotros mismos, sin insultarnos por nuestras equivocaciones, y aprendiendo a aceptar el error como parte de la vida… y del aprendizaje.

Lic. Jonathan Nimeth.

Bibliografía

Mindfulness en la era del miedo y la ansiedad. Clara Badino. Editorial Grijalbo. 2015

PUBLICIDAD

Escrito por

Jonathan Nimeth

Ver perfil
Dejá tu comentario

PUBLICIDAD

Comentarios 2
  • Amalia

    Excelente la integración del mindfulness que nos servirá para cada momento de la vida. Gran concepto el de aceptación. Muy buena nota.

  • Daniel Rodriguez

    Muy bueno, me quedó muy claro. Muchas gracias.

últimas notas sobre terapia cognitivo-conductual