Trastornos de Ansiedad en los fumadores

Cuando das una bocanada al cigarrillo, a tu cerebro le llega inmediatamente una dosis de nicotina. Esta inmediatez ni siquiera la logra una aguja hipodérmica.

31 ENE 2018 · Lectura: min.

PUBLICIDAD

La ansiedad llega ni bien tu cerebro se da cuenta de que le falta la droga. Ó cuando aparecen ciertas pistas de que es hora de volver a fumar.

Si sos fumador ó fumadora compulsiva, te proponemos este ejercicio: cuando te enfrentes a un paquete de cigarrillos imagináte que son cada uno de ellos una pequeña jeringa cargada con la droga adictiva. No estamos exagerando. Esta imagen es un fiel reflejo de la realidad.

Cuando das una bocanada al cigarrillo, a tu cerebro le llega inmediatamente una dosis de nicotina. Esta inmediatez ni siquiera la logra una aguja hipodérmica.

Una vez en tu cerebro, la nicotina actúa de la misma manera que lo haría cualquier otra droga. Estimulando los centros de placer del cerebro y se envían sentimientos agradables que podrías experimentar con métodos mucho más saludables como tener sexo ó tomarte un vaso de agua fría en un día de extremo calor.

El cerebro pide más

La ansiedad llega ni bien tu cerebro se da cuenta de que le falta la droga. Ó cuando aparecen ciertas pistas de que es hora de volver a fumar. Por ejemplo cuando sentís olor a humo de cigarrillo, ó si estás en tu lugar habitual para fumar. Cualquier información mínima que tu cerebro relacione relaciona con el hábito: un lugar, un objeto, una palabra. Recordá que los seres humanos somos animales de costumbre. Si siempre fumás cuando salís al patio, ó leés el diario, o te hacés un recreo a la misma hora de siempre en el trabajo. La ansiedad aparece como una mala sombra sin que la llames de manera conciente. Muchos fumadores se ponen excusas para justificar el acto de reincidir en el cigarrillo: "me quita el hambre y me hace adelgazar"; ó "me calma el estrés del trabajo". Es decir que el cigarrillo termina siendo el mal menor.

¿Cómo empezar a vencer la ansiedad y con ella la adicción al cigarrillo?

Las opciones para acabar con la ansiedad de fumar son numerosas: Empezá haciendo cualquier cosa que no sea pensar en un cigarrillo.

Tomáte un vaso grande de agua. Respirá profundamente tres veces. Cométe un caramelo duro. Salí a pasear ó a correr. Hablá con ex fumadores sobre las opciones que ellos han tenido.

Otra buena opción es pedir ayuda psicológica. Reconocer que en tu adicción al tabaco hay un problema, es un gran paso.

indexx.jpg

Una pregunta ansiosa: ¿Cuánto tiempo durará la ansiedad?

Tenemos una buena noticia: la ansiedad no es eterna y además es breve y fugaz. Y depende de tu buena voluntad.

Puede durar unos pocos minutos, tanto si prendés un cigarrillo como si no lo hacés. La ansiedad pasa. Y cuando ésta pasa, el próximo cigarillo no te parecerá necesario. Dejar de fumar en realidad depende de afrontar con éxito esos poquísimos minutos que dura la ansiedad. Sí, cuando estás en ese momento pareciera que te enfrentás a un duelo desigual contra un gigante invencible. Pero todo es cuestión de percepción. Y tenés que anticiparte a tu cerebro. Porque es tuyo.

Dejar definitivamente el cigarrillo: una lucha de largo aliento

La ansiedad se vuelve más intensa los primeros cinco días después de que tomaste la decisión de abandonar el cigarrillo. Y las próximas dos semanas son difíciles y parecerán eternas. Si lograste pasar esas adversidades, tu cerebro se va acomodando a vivir su vida (es decir la tuya) sin nicotina.

Sin embargo no se termina aquí el problema. Ya se sabe que las adicciones pueden ser enfermedades crónicas y devastadoras.

Nuevamente las pistas seguirán apareciendo a partir de un olor, un lugar, una palabra, un momento. Lo cierto es que nadie se muda de ciudad ni de casa sólo por el firme propósito de dejar de fumar. Y en ese momento tu cerebro te pedirá nuevamente un cigarrillo. Sólo uno. Esa es la trampa.

La mayoría de las personas que dejan de fumar se enfrentan a difíciles momentos de reincidencia durante por lo menos un año. Ésta es quizá la prueba mayor: aguantar cada día durante un año alejados del cigarrillo. Entonces podrás empezar a pensar en vos mismo como en un No fumador ó No fumadora.

PUBLICIDAD

Dejá tu comentario

PUBLICIDAD

últimas notas sobre ansiedad